Colapsar/descolapsar
Buscador
cerrar

Mortal Kombat X: festival de casquería para llegar a la gloria

Llega Mortal Kombat a la nueva generación. Llega, para ofrecernos el juego de lucha donde poderes mortíferos, armas y expertas técnicas de combate servirán de ariete con el que ganar en los combates más violentos de todos los tiempos.

Esther Miguel Trula

Imprimir

Mortal Kombat X

Cada personaje en Mortal Kombat X viene con tres estilos de lucha diferentes.

Que haya gente que ya está muy nerviosa con lo que va a suponer este juego lo entendemos perfectamente después de ver el tráiler en el que, mientras suena Chop Suey de System of a Down de fondo (todo un guiño nostálgico a su target), los de NetherRealm y Warner Bros parecen prometer esas mutilaciones extremas y coreografías de lucha excelsas que piden los adeptos a esta franquicia.

Puede que Mortal Kombat irrumpiese allá por 1992, descubriendo el goce violento como ningún otro juego lo había explorado hasta el momento, y puede que lleve ya diez entregas (y otros tantos spin-offs) con esta que presentan ahora, pero algunos cambios se han ido introduciendo en cada nuevo ciclo y Mortal Kombat X no iba a ser menos. A continuación repasamos brevemente todo lo que puedes esperar en el festín de sangre, tripas y huesos que podrás tener en tus manos, si tienes Xbox One, PlayStation 4 o PC, desde hoy mismo.

No poco material del juego han ido adelantando los de NetherRealm (los mismos de Injustice: Gods Among Us), y en él hemos visto cómo nuevas cinemáticas de demenciales Fatalities, Brutalities y de X-Ray nos iban a ofrecer gore de calidad premium. A fin de cuentas es muy necesario, ahora que disponemos de mayor resolución en nuestras pantallas, ver con todo lujo de detalles cuál es la ciencia anatómica detrás de arrancarle el corazón a alguien, lo que ocurre cuando le enseñas al rival su propia médula espinal, o lo que sucede a nivel óseo cuando fracturas el cráneo de tu oponente… con tu propio cráneo.

Scorpion, Johny Cage, Sonya Blade, Sub-Zero o Raiden, todos ellos estarán disponibles en esta edición al igual que en las anteriores, pero también habrá personajes nuevos como Jacqueline Briggs (la hija de Jax), Cassie Cage (hija de Johnny Cage y Sonya Blade), Kung Jin (un pariente de Kung Lao), D´Vorah o Kotal Kahn. De todos ellos hemos podido ver ya bastantes cosas y por el momento nos quedamos con este fatality de Cassie, una de las celebraciones de la cultura selfie más creativas que nosotros hayamos podido ver hasta la fecha.

 

Pero yendo a lo importante: la gran novedad de esta entrega será que cada personaje viene con tres estilos de lucha diferentes. Con ello lo que pretenden los desarrolladores es permitir un alto rango de personalización del combate, haciendo que el jugador no tenga por qué aburrirse con lo mismo cuando haya pasado la novedad y ya haya visto demasiadas veces las histriónicas animaciones como para que le produzcan interés. Además, si te gustaron las mecánicas del Injustice: Gods Among Us, donde entre otras cosas podías interactuar con el escenario para crear tus estrategias de combate, probablemente aquí también te sientas satisfecho, pues han incorporado el espacio como un elemento más del juego.

El juego tiene historia, o eso pretende. Ambientado a lo largo de los 25 años subsiguientes a los acontecimientos narrados en el reboot de la saga de 2011, una nueva generación de combatientes se enfrentará al ataque de Shinnok (señor de Quan Chi) y su ejército que, tras la muerte de Shao Kahn, va avanzando en su plan de acabar con los dioses antiguos, y de paso conquistar el mundo. Además del modo historia y, obviamente, versus, podremos optar por otros modos, siendo el más novedoso La Guerra de Facciones, una especie de 'metajuego online' en el que los jugadores se unirán a una de las cinco facciones basadas en el lore de Mortal Kombat y por las que deberán ir superando retos tanto en solitario como en online.

Pero puede que en el fondo la misión de este juego sea simplemente una celebración del entusiasmo. Que aquel “finish him” (o “her”) que marcó a toda una generación vuelve en esta entrega, aún más hiperbólica, para rememorar el que sería ese sentimiento de diversión loca e inocente que ha marcado siempre a la saga. Que toda la sanguinolencia y casquería de Mortal Kombat X no sea tanto una apología de la violencia como del humor negro, cuyas gracietas (con matices) están más cerca de la bestialidad espástica y orgánica ejercida en el mundo de los dibujos animados por los personajes de Tex Avery o de lo cómico de la serie Z de los años 80 que del tratamiento serio de la violencia como el que puedan hacerlo otros juegos como Manhunt o el reciente This War of Mine.

Una poética de la violencia, en resumen, que se viste de huesos, nervios y dientes para subvertir lo establecido y ponernos en contacto con el lado más despreocupado de la cultura. Los que ya lo han probado dicen que Mortal Kombat X no exige un gran nivel de destreza, con lo que los menos expertos también podrán participar, si quieren, de este frenesí de humor y energía. Ahora sólo nos queda comprobarlo.

 
Etiquetas: Mortal Kombat X | Categoría: Videojuegos
Ver más articulos