Colapsar/descolapsar
Buscador
cerrar

Las 10 peores canciones del verano en España

El calor exagerado, la arena que se cuela por dentro del bañador, las sombrillas que vuelan amenazantes por la playa, las patatas fritas aderezadas con crema solar... Hay cosas realmente desagradables en esta estación del año, pero ninguna supera a las malditas canciones del verano. Estos han sido, para nosotros, los 10 peores atentados terroristas contra el buen gusto musical en las últimas olas de calor.

Gerard Alonso Cassadó

Imprimir

El baile del velero

Los chicos de La Fiesta, artífices de 'La canción del velero'.

Se puede acusar a la industria musical de muchas cosas, pero no de falta de astucia. Cuando llega el verano, el calor reblandece nuestro cerebro, tenemos las defensas bajas y tragamos con cualquier cosa. De hecho, nos volvemos menos exigentes con todo: ¿Una cerveza caliente en un chiringuito a 40 grados bajo la sombrilla? ¡Por qué no! ¿Salir a la calle con una camisa blanca con palmeras naranjas y en chanclas? ¡Por supuesto! ¿Bailar 'La Macarena' con un grupo del Imserso a bordo de un crucero? ¡Vamos allá!

Sabedores de ello, los productores musicales tienen a punto las letras más estúpidas y las melodías más machaconas para obligarnos a bailar ridículas coreografías en verano como si fuésemos párvulos en el festival de fin de curso de la escuela. No nos engañemos, Strauss no compuso sus valses para que los danzáramos en las carpas de un discoteca, ¿y quién tiene la necesidad de ir a clases de tango durante el año con lo bien que queda uno batiendo 'La Mayonesa' o moviendo las alas con 'El Baile de los Pajaritos'?

Dicho esto, hay límites que no deberíamos haber permitido que se sobrepasasen, líneas rojas que han sido violadas con la más absoluta alevosía. Nunca lamentaremos lo suficiente que estas canciones llegaran a sonar por primera vez en la radio, y es que ya forman parte de nuestro imaginario popular y, lo que es peor, amenazan con regresar a tu mente cuando menos te lo esperas. Cuando te descubras tarareando, 12 años después, aquello de "papi, papi, papi chulo, papi-papi-papi ven a mi" entenderás que, por mucho que fuera una locura de juventud, tu mente no merecía que la palabra "perreo" ingresara en tu diccionario.

10. DINIO - 'HASIENDO EL AMOR' (2003)

 

Por la mañana, hasiendo el amor. Y por la tarde, hasiendo el amor. Y por la noche, hasiendo el amor. Hasta en el coche, hasiendo el amor.

Hubiese sido muy fácil poner a Dinio en lo más alto de esta lista. Pero esta canción jamás nació con la voluntad de ser más que una broma. Aprovechando el éxito de 'Hotel Glam', uno de los reality más bochornosos y a la vez exitosos de la historia de Telecinco, aquel verano de 2003 empezaron a brotar temas escritos a la medida de los concursantes del programa. Malena Gracia nos hizo bailar con 'Loca', Pocholo Martínez Bordiú nos agredió con 'Mucho Pocho', y al cubano Dinio le dieron una canción que pudiese aprenderse de memoria y defender con la mayor honradez posible. El resultado, una oda al carpe diem sexual que muchos vociferamos con orgullo, como si su letra fuese una pauta que estábamos cumpliendo a rajatabla, aunque aquel verano ligáramos menos que los gases nobles.

9. DAVID TAVARÉ - 'SUMMERLOVE' (2006)

 

Na na na na na na na na ieeeee. Na na na na na naaaa...

Seamos justos: esta canción no está tan mal. El videoclip es correcto, David Tabaré es guapo y le pone voluntad, los que aparecen visten bien... El problema de 'Summerlove' fue coyuntural. Aquel verano de 2006 sufrimos el apogeo de los tonos de llamada para el móvil que se anunciaban en televisión, al orden de siete u ocho veces en cada corte publicitario. Y 'Summerlove' fue la canción más exitosa de aquel año. Por lo que su melodía acabó desquiciando nuestra paciencia, convirtiéndose en la gota malaya de un agosto interminable. Al bueno de Tavaré lo exprimieron aquel verano con saña, y terminó desaparecido en combate. Cuentan que en 2012 acabó colaborando con Kiko Rivera... No hace falta decir nada más.

8. LORNA - 'PAPI CHULO' (2003)

 

Todos con las manos al cielo, los pies en el suelo, mujeres vírgenes que se quiten los pelos, como dice el barbero: pelo, pelo,pelo.

Desde el preciso instante en que la panameña Lorna le suelta a su partenaire en el videoclip esa especie de reproche repentino ("¡Chombo loco!") y empezamos a escuchar el impertinente sonido de un trampolín, entendemos que lo que va a venir a continuación no va a ser nada bueno. Que el reggeaton es un género por lo general misógino es algo que tenemos más que asumido desde que Lorna jadeó con lujuria en su greatest hit de 2003, exponiendo esa feminidad al completo servicio del deseo masculino: si tu quieres mmmm y te gusta el mmmm, yo te traigo el mmmm, que a ti te va a encantar.

7. GEORGIE DANN - 'MECAGUENTÓ' (2007)

 

Me cago en el chiringuito, me cago en la colchoneta, me cago en el veraneo y me cagüento.

Existen pocas canciones más cínicas e hipócritas que esta. Georgie Dann, que construyó durante décadas su imperio musical loando las virtudes de la barbacoa, el chiringuito o la cerveza, quiso salvarse del olvido como Nerón, incendiando su reino de calamares a la plancha, colchonetas inflables y camisas con rodales. El cantante francés mordió la veraniega mano que le dio de comer, expresando en voz alta que defecaba en todo lo que años atrás nos había vendido como saludable. Mal, Georgie, muy mal.

6. TATA GOLOSA - 'MICROMANÍA' (2007)

Disco dance, House music, After hour. Los micrófonos. Mi vida. Los micrófonos. Las tetas. Los micrófonos. Los culos. Los micrófonos... 

Lo más cerca que el Caribe Mix estuvo jamás de Youporn. La italiana Romina Contiero quiso elevar la temperatura en 2007 con una canción que impacta más por su simpleza que por el orgasmo que la Tata Golosa comparte con nosotros hacia la mitad del tema. Su obsesión por los micrófonos como símbolo fálico, innegable metáfora del cachibache masculino, queda eclipsada por el uso indiscriminado de términos como "tetas" y "culos". Si pretendía ser sutil, la Tata acabó siendo más explicita que la programación de Canal+ los viernes por la noche en los años 90.

5. OSMANI GARCÍA FEAT. PITBULL  Y SENSATO - 'EL TAXI' (2015)

 

Lo paró con una mano, lo paró que yo la vi. cho-cho-cho-fer para el taxi, cho-cho-cho-cho-cho-fer para el taxi. Ella está pa' un accidente, no me importa si está crazy, no me importa si hace vino por ahí.

Partiendo del hecho de que a uno le cuesta entender el 75 por ciento de la letra de esta canción, el 25 por ciento restante es suficiente para justificar su inclusión en este top 10 de pesadillas veraniegas. Si no lo he entendido mal, Osmani García ha quedado embelesado por una dama que logró la proeza de detener un taxi... ¡con una sola mano! Debemos destacar que la muchacha en cuestión es vinicultora, dato que, parece ser, Osmani va a pasar por alto por el bien de la relación. Luego irrumpe en escena un tipo que tiene la desfachatez de hacerse llamar Sensato y que nos ofrece una información definitiva para que entendamos que la susodicha no es de fiar: "Ella se bebe dos botellas de vino, para que sería más fino [sic.] y sea bueno pa' los intestinos". 

4. DADDY YANKEE - 'LA GASOLINA' (2004)

 

A ella le gusta la gasolina. Dame más gasolina. Como le encanta la gasolina. Dame más gasolina.

Como si le hubiese salido la declaración de la renta a pagar, Daddy Yankee interpreta con ira desmedida una de las canciones más sexistas y realmente repulsivas de la historia de la música. Rugir de motores, mucho humo, tipos con los que jamás te irías de cañas y chicas ligeras de ropa bailando al son de las sandeces de Daddy Yankee, considerado el rey del reggeaton, un género cuyo éxito nos cuesta mucho entender a aquellos a los que el perreo nos pilló mayores. Para referirse a las mujeres, la canción emplea un carrusel de sinónimos, a cuál más ofensivo: "mamita", "asesina", "mi gata", "más zorras que los cazadores"... Lo peor es que, inconscientes nosotros, todos le acabamos bailando la broma al Sr. Daddy.

3. EL CHOMBO - 'CHACARRÓN MACARRÓN' (2006)

 

...

¿Recordáis al Chombo Loco de la canción de Lorna? Pues tres años después del 'Papi Chulo' compuso la canción de reggeaton más noble y sincera jamás escrita. Pues antes que decir bobadas y tratar a las mujeres como trapos, es mejor, simplemente, no decir nada. Bajo el pseudónimo de El Mudo, El Chombo firmó la única canción que cualquiera de nosotros puede cantar independientemente de los vasos de sangría que llevemos encima. Un tema balbuceado que se canta con un nudo en la lengua y que sería ideal para acompañar un recital de chistes de gangosos de Arévalo.

2. LA FIESTA - 'LA CANCIÓN DEL VELERO' (2004)

 

Quiero montarme en tu velero, ponerte ya el sombrero, y hacernos eso ay, ay, ay.

'La canción del velero' aglutina todos los ingredientes que debe tener una mala canción del verano, los mezcla en una coctelera oxidada y nos los sirve en un vaso de plástico del que sospechamos que alguien bebió antes que nosotros. Por un lado tenemos una summer band paritaria, de estilismo más que dudoso y en la que al menos una de sus componentes, sencillamente, no sabe cantar. Luego, la necesaria y poco sutil referencia sexual, en la que el erecto mástil del velero, el sombrero protector y el "hacernos eso, ay, ay, ay" serían del agrado de cualquier Ministerio de Sanidad: una invitación a tener sexo, sí, pero sexo seguro. El baile es tan simplón que a nadie le dio por aprendérselo, y del rap que se marca uno de los chicos justo antes del clímax final, mejor no hablamos. Todo esto, al director del videoclip más colorido de la historia, le supo a poco. Así que en un inesperado giro de los acontecimientos, decidió disparar la última bala que le quedaba en el cargador: que las chicas se quiten el sujetador, pechos al aire y aquí paz y después gloria. 

1. LAS PRIMAS - BAMBÚ (2004)

 

Con el salto del canguro, moviendo el culo. Con la patada elefante, nos vamos p'alante. Con el salto de la rana, nos vamos p'atrás. Con el meneo de la serpiente yo me pongo rebullente.

No encontrarás esta canción en Spotify, por mucho que fuese el himno de Radio TeleTaxi en aquel verano de 2004 de infausto recuerdo para la música española. Las Primas, versión low cost y zoológica de las Papá Levante o Las Ketchup, nos hipnotizaron aquel año con la que podría ser, sin lugar a dudas, una de las peores canciones que jamás han visto la luz. La virtud de 'Bambú' es que es tan terrible que da la vuelta y acaba siendo buena. Ocurre en contadas ocasiones con los productos que encontramos en lo más hondo del contenedor cultural: acaban teniendo una ingenuidad tan magnética que nos es imposible cambiar de canal, de emisora o de país cuando se nos plantan ante las narices. Pocas canciones tienen tantos versos memorables por segundo como esta, y ninguna se tomó jamás tantas licencias literarias para alcanzar una sencilla rima asonante. Es una lástima que nunca supiésemos que fue de Las Primas tras el salto del canguro, la patada elefante, el salto de la rana y el meneo de la serpiente.

Etiquetas: Canción del verano | Categoría: Música y Nostalgia
Ver más articulos