Colapsar/descolapsar
Buscador
cerrar

Boyd Holbrook, el nuevo chico de moda de Hollywood

Al actor le gusta caminar por los dos lados de la ley: interpreta al agente de la DEA Steve Murphy en ‘Narcos’ y se prepara para ser el villano en la última secuela de ‘Lobezno’. y aún le queda tiempo para poner rostro a un perfume.

Texto: Javier Guerrero. Fotos: Patricia Gallego. Realización: Daniela Gutiérrez.
Imprimir
Twitter
Facebook
GooglePlus
Pinterest

Boyd Holbrook posa en exclusiva para EGO

Boyd Holbrook posa en exclusiva para EGO

Sin duda, 2016 ha sido el año de la consagración definitiva de Robert Boyd Holbrook (Kentucky, 1981). Además de haber rodado media docena de películas –entre las que destacan el western 'La venganza de Jane', el drama dirigido por Terrence Malick Weightless y el thriller de ciencia ficción 'Morgan'– y con la segunda temporada de la serie 'Narcos' recién estrenada en Netflix, Diesel lo ha elegido como rostro de su nueva fragancia, 'Bad'. Por si todo esto fuera poco, encarnará al villano principal en la última aventura de 'Lobezno', cuyo estreno está previsto para el año próximo. En definitiva, que se siente igual de cómodo en grandes blockbusters que en pequeños filmes independientes. Y es que casi sin hacer ruido y eligiendo muy acertadamente los proyectos en los que se embarca, Boyd se está labrando una sólida reputación como uno de los actores más prometedores de su generación.

Pero, a diferencia de otros de sus colegas, él hace gala de una cierta incorrección política que es como un soplo de aire fresco en una sociedad cada vez más neutra. Fuma, dice bastantes tacos (“eso no lo pongas en la entrevista”, repite entre risas cada vez que suelta uno al responder) y asegura que le importa poquísimo lo que la gente piense de él. Pronto su Prestonsburg natal, un pueblo con poco más de 3.000 habitantes, se le quedó pequeño y se mudó a Louisville, la ciudad más grande de Kentucky. Pero no pasó allí mucho tiempo porque su carácter inquieto siempre le ha empujado a pensar en el siguiente destino. Descubierto por un cazatalentos mientras trabajaba como carpintero en una compañía de teatro local, firmó su primer contrato como modelo con Elite Models en 2001.

Ha desfilado para marcas como Calvin Klein, Burberry, Fendi, Dolce & Gabbana, Gucci y Dior Homme, y su periplo por las pasarelas lo llevó a vivir en distintas ciudades europeas, como París y Berlín. Después, estudió cine en las universidades de Nueva York y Columbia y, en la actualidad, reside en Brooklyn, pero confiesa que lleva el campo metido en las venas. Escribe poesía, le apasiona la fotografía, sabe y le interesa mucho el mundo de la moda, toca la guitarra y sus esculturas se han expuesto en importantes galerías, como la RARE de Nueva York.

Tocas todos los palos. ¿Eres como un Leonardo da Vinci del siglo XXI?
(Risas). ¡Que va, para nada! Lo que pasa es que soy una persona muy curiosa y no me da ningún miedo probar cosas nuevas.

Tu peor trabajo antes de ser modelo.
Fui repartidor de pizzas de Papa John’s. Probablemente lo más aburrido que he hecho en mi vida: todo el día conduciendo de un lado para otro.

04-boyd

¿Siempre quisiste dedicarte al cine o es una vocación tardía?
Nunca pensé en ser actor. De hecho, cuando era niño me tiraba más la arquitectura. Me pasaba el día dibujando edificios. Además, en mi familia nadie se dedica a esto, así que no sé de dónde me viene la vena artística. Empecé a pensar seriamente en dedicarme a esto cuando tenía 16 años y vi la película Slam.

¿Qué recuerdas de tu debut cinematográfico?
Fue en 'Mi nombre es Harvey Milk' (2008), de Gus Van Sant. Tenía un papelito muy pequeño, una especie de ‘¿Dónde está Wally?’. Estaba allí, pero había que encontrarme (risas). Eso sí, lo mejor es que tenía un breve diálogo con Sean Penn, por lo que no pude tener mejor estreno. Recuerdo que estaba aterrorizado, a solas, en mi hotel, repasando mi frase de manera diferente un millón de veces.

Has rodado a los órdenes de vacas sagradas como Gus Van Sant, Rob Reiner, David Fincher o Terrence Malick...
La verdad es que sí. Enumerados así de corrido impresiona un poco. Es el resultado de mucho trabajo, combinado con la dosis justa de suerte.

¿A qué director le dirías que sí sin leer el guión?
Admiro muchísimo a Martin Scorsese. Si me llamase, no me lo pensaría dos veces. Trabajar con él debe de ser una experiencia inolvidable.

03-boyd

Boyd Holdbrook: «Si martin scorsese me llamase, no me lo pensaría dos veces. Trabajar con él debe de ser una experiencia inolvidable»

¿Qué tipo de papeles son los que más disfrutas?
Me interesan los personajes complejos, con un lado oscuro. Creo que lo más divertido de ser actor es que puedes ser muchas personas diferentes. No se me ocurre nada más aburrido que encasillarte y pasarte la vida haciendo siempre lo mismo. Yo lo veo como una paleta de colores: ¿por qué ser siempre rojo si un día puedes ser azul, otro verde…?

¿Cómo llevas que te reconozcan por la calle?
La fama puede ser muy tramposa. Es halagador que la gente se acerque a ti y te diga que le encanta tu trabajo, pero también es un poco raro. Cualquier cosa que digas puede sacarse de contexto, malinterpretarse y volverse en tu contra. Y tienes que ser muy cauto con tu vida privada. Es incómodo salir a tomar algo y sentirte el centro de todas las miradas. A veces me pregunto: ¿por qué lo hacen? No creo que sea lo suficientemente interesante como para recibir tanta atención. Pero soy realista, tampoco es que yo sea Leonardo di Caprio...

05-boyd

Boy Holdbrook: «Cuando estoy trabajando no llevo ninguna fragancia porque no quiero que mi personaje huela de una determinada manera. en mi vida personal, en cambio, no salgo de casa sin un toque de perfume»

¿Qué puedes contarnos de la secuela de Lobezno?
Poca cosa, es todo muy secreto. Pero me encanta la diferencia entre interpretar a una persona real, como el Steve Murphy de 'Narco's (al que, por cierto, conocí y me ayudó a preparar el personaje), y convertirme en el villano de un cómic.

Si pudieras tener un superpoder, ¿cuál sería?
Sin duda, la invisibilidad. Seguro que me sorprendería al descubrir cómo son las personas cuando creen que nadie mira.

Dicen que para ser una verdadera estrella tienes que lograr convertirte en imagen de una fragancia. Así que... ¡enhorabuena!
Muchas gracias (risas). Es un honor que una marca como Diesel se fije en mí para representar los valores de su nuevo perfume.

diesel

Rebelde con causa: Bad (31 €), de Diesel, con tabaco y caviar, es el perfume al que Boyd Holbrook pone rostro esta temporada.

¿Qué relación tienes con el mundo de los olores?
Cuando estoy trabajando no suelo llevar ningún tipo de fragancia. No quiero que mi personaje huela de una determinada manera y que eso pueda distraer a mis compañeros de rodaje. En cambio, en mi vida personal, no salgo de casa sin un toque de perfume.

¿Cómo has visto la segunda temporada de 'Narcos?
La evolución, tanto de los personajes como de la trama, es sorprendente, incluso siendo una historia real y conocida por muchos.

Narcos, ¿Plata o plomo?

Narcos, ¿Plata o plomo?: La guerra entre la DEA norteamericana y el cártel de Medellín, dirigido por Pablo Emilio Escobar, se recrudece en la segunda temporada de la serie de Netflix. Aceptar los sobornos procedentes del dinero del narcotráfico o la muerte son las dos únicas opciones.

¿Por qué crees que Pablo Escobar, el mayor asesino civil del siglo XX, despierta tanta fascinación?
Era el peor de los delincuentes, pero el mejor en lo suyo. Una especie de Michael Jordan del crimen. Creó de la nada la industria más lucrativa que existe, y su idea de cómo hay que llevar ese negocio sigue vigente hoy en día. Vio antes que nadie lo que significaba el narcotráfico, y lo convirtió en una máquina de hacer dinero. Ilegal, sí, pero muy rentable. Escobar era un icono del mal, sin escrúpulos y muy inteligente.

Si no tuvieras más remedio, ¿qué elegirías: aceptar un soborno o morir?
Cogería la pasta sin dudarlo un segundo y echaría a correr. 

Categoría: Belleza y Cine y TV

Publicidad

Ver más articulos