Colapsar/descolapsar
Buscador
cerrar

Russell Westbrook, mister triple-doble también en la moda

El jugador de los Oklahoma City Thunder entra en la historia de la NBA al superar la marca histórica de Oscar Robertson y se consolida como uno de los hombres más influyentes de la moda internacional.

Iván Iglesias

Imprimir
Pantalla completa

16790259_373525083033936_28664113517297664_n
17662711_317469855335740_1377679582747951104_n
14156557_178536925913860_1218251547_n
17125591_1690528981246075_1849619028843167744_n
12677663_1721644388066820_1265887599_n
16585080_1815300405401619_2229366022677200896_n

Ver más imágenes

#WhyNot? es su lema. Por qué no superar un récord que llevaba vigente cinco décadas en la NBA, por qué no hacer que cada noche en la cancha de los Oklahoma City Thunder se coree su nombre, por qué no convertirse este año en el MVP de la temporada regular... Russell Westbrook (12 de noviembre de 1988, Long Beach - California) se ha convertido en la gran estrella de la temporada, y no sólo por lo que hace dentro de la cancha, también por lo que demuestra cuando sale de ella.

"Para mí el baloncesto es solo una plataforma para hacer cosas diferentes. No quiero que la gente diga: ‘Oh, ese es Russell Westbrook, juega al baloncesto’. ‘No, ese es Russell Westbrook, hace de todo'", comentaba entre una lluvia de flashes cuando presentó su colaboración con la firma de ropa True Religion. ¿Un deportista metido a diseñador? Sí, podría haber sido un gran desastre como en otras ocasiones pero no fue así: hasta Anna Wintour, ese diablo que viste de Prada en el despacho de Vogue, dio su beneplácito a su colección cazadoras beisboleras, camisetas largas y, como no, pantalones vaqueros con mil rotos y completamente deshilachados.

¿Dónde habíamos visto eso antes? Claramente en el Instagram de Russell (@russwest44), en el que ase autoproclama #fashionking y donde sube imágenes de sus total look como si de un influencer se tratara. ““La moda siempre me interesó, así que decidí tomármela en serio, moverme en esa dirección conociendo a la gente correcta, ya sea acudiendo a shows o reuniones. Tener la oportunidad de asistir a ellas y conseguir esos contactos me han permitido hacer lo que hago ahora”.

El nuevo hombre-hombre. La prensa ya lo tiene como un referente de estilo masculino y medios como USA Today estimó que el coste de los estilismos vestidos por el base los días de partido podría alcanzar unos 300.000 euros. Desde luego no es el estilo 'gansta' al que nos tenían acostumbrados las estrellas del baloncesto de los 90. Aquí hay mucho de Balmain, de Givenchy o de Dior, hay calle y hay pasarela, hay diversión y hay vanidad. "En la cancha es brutal -decía de él su excompañero Kevin Durant- pero fuera de ella puede pasarse horas frente al espejo asegurándose de que lleva el bálsamo labial adecuado".

#WhyNot? Su lema sigue agrandando la leyenda y le convierte en el hombre a tener en cuenta. “Es en lo que creo y lo que me ha llevado hasta donde estoy, tanto en la moda como en todo lo demás, es por lo que apuesto”.

Ver más articulos